[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4688: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4690: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4691: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4692: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
ophelia.es • Ver Tema - TEATRO EN LAS CÁRCELES
Identificarse    Foro    Buscar    FAQ

Índice general » Ophelia » OPHELIA




 Página 1 de 1 [ 1 mensaje ] 



Autor Mensaje
 Asunto: TEATRO EN LAS CÁRCELES
 Nota Publicado: Mié May 28, 2008 6:01 am 
Desconectado
gigaforero
gigaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Nov 08, 2006 7:15 am
Mensajes: 597
Ubicación: MADRID
Aquí os copio un artículo sobre el teatro que están haciendo en el Centro Penitenciario de Ocaña II. Es muy interesante

La fuga de la prisión es puro teatro
- VANESSA JOB VALLE - 28 de Mayo de 2008
Un patio amurallado por ladrillos y alambres de púas. Ahí se desarrolla parte de esta historia, en donde 13 presos sueñan con huir de la prisión de Ocaña II (Toledo). Con plumas de aves y cera desean construir unas alas de Ícaro que los lleven lejos de la cárcel. Con la fuga no buscan cometer ninguna fechoría, tan sólo anhelan libertad, huir de la rutina y del encierro de la mente y espíritu. Temen a ese patio de ocio en donde riñen y enloquecen. Saben que no son ángeles que cayeron accidentalmente del cielo, hacia la cárcel. Así lo dice Cakke, quien fuera de la prisión se llama Alberto. Él es el preso poeta que junto con otros internos encontraron la forma de salir volando de la prisión sin que sus alas se derritan al sol. Una vez ya escaparon. Lo lograron mediante el grupo de teatro Ícaro, creado por un convenio entre la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y la Consejería de Cultura de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Ahora con una estética de cómic, ensayan la obra de Jardiel Poncela: «Los ladrones somos gente honrada».¡Lo han demostrado!
Cuando en el centro penitenciario empezaron los ensayos de su primera obra «Quedan las palabras», que narra 7 cuentos populares, no creyeron que podrían salir de gira, pero el lunes 12 de mayo dejaron sus celdas para subir a las tablas del Círculo de Bellas Artes. Estaban tensos. Cakke cuenta que se sentían como niños que van a presentarse ante sus familiares. Esperaban el aplauso, pero más que nada anhelaban el reconocimiento de sus esposas, hijos, amigos, padres. La semana anterior a la presentación ensayaron más de 30 horas. Los coordinadores del taller consiguieron un permiso especial para que José, Manuel, Massimo y Adil les ayudaran a transportar el equipo, el vestuario y todo lo necesario para la función. Les concedieron un permiso de autogobierno, es decir que si estaban acompañados de sus profesores podían estar fuera por un día. Acomodaron el equipo y dos de ellos tuvieron que salir a la calle junto a María Elena, la directora de la compañía, a comprar algunas cosas. De Alcalá anduvieron hasta la Puerta del Sol. José, Manuel y María Elena estaban en silencio. Los tres abrazados. Los ojos de Manuel se llenaron de lágrimas. No creía que estaba caminando por Madrid.
Sus compañeros, en cambio salieron en medio de un operativo policial que los intimidaba y ofendía. Cada uno con las manos esposadas y guardias custodiándolos como presos de alta peligrosidad, que no son. Se sentían agredidos, pero Luis, dramaturgo del taller, sabe que los guardias lo único que hacían era cumplir con su trabajo. Les hubiera gustado que los guardias entendieran que en ese momento antes que reos, eran artistas. «Los policías se impresionaron al ver tanta delincuencia junta», bromeaban los presos.
Bocanada de aire
La atípica compañía de teatro viajó durante una hora de Mártires de Ocaña hasta Madrid. Los furgones donde los transportaron son sumamente pequeños. En cada espacio colocan a dos de los reos en un metro cuadrado. Ellos lo llaman cangrejos y en el interior hay una ventanita tan angosta que se marean. Para ellos es duro salir en estas condiciones. Ese día, iban en busca de una bocanada de aire, como quien está sumergido bajo el agua y, ante la inminente asfixia, lucha por salir a la superficie. Algunos de ellos nunca habían estado en la ciudad. Ese era el caso de Wilson, un brasileño que en su país tenía un coche y un trabajo, al que un día le propusieron servir de mula: uno de esos correos humanos que alquilan su vientre para transportar droga a cambio de dinero. Le ofrecieron 5.000 euros. Conocía a gente que lo había hecho sin problema. Creyó «fácil» tragar 100 cápsulas de cocaína, traerlas a España y volver a Brasil a comprar su casa. Lo atraparon en el aeropuerto y cumple 7 años de condena.
La función de «Quedan las palabras» debía comenzar a las 7 de la tarde, pero en algún instante los integrantes de Ícaro creyeron que no lo lograrían. La presencia de los 40 policías que los vigilaban les dificultabael trabajo tras bambalinas. A su llegada al teatro el comandante a cargo de la operación los amenazó: «Si no se portan bien, la función se cancela y los devuelvo a la cárcel». La concentración estaba rota. Las manos sudaban y los parlamentos se olvidaban. Lejos estaba el glamour que las estrellas del teatro viven antes de sus actuaciones. Así, llegó la tercera llamada y al fin la libertad. Detrás del personaje estaba el preso; detrás del preso, la historia de un ser humano. En el escenario, sonreían, se relajaban, y como dice Cakke, se olvidan del «cementerio de hombres vivos, donde se pagan las deudas y se pierden los amigos».
José, periodista de 32 años, dice que «fue una función de gloria». Éste hombre alto, delgado y con aire un tanto intelectual está cautivo junto con su hermano Manuel por haberse involucrado en una riña en una discoteca. Lo condenaron a 12 años. En casa lo espera su esposa y dos pequeños, uno de ellos concebido en prisión. Él sabe bien de cielos e infiernos. José protagoniza uno de los cuentos de «Quedan las palabras», donde los presos se contemplan y representan a ellos mismos. En la escena dos reclusos están encerrados en la enfermería de la cárcel. Uno de ellos tiene una ventana. El otro, entre enojos, exige a su compañero que le cuente lo que ve. Desea que muera para tomar su lugar. Cuando al fin sucede, se da cuenta de que sólo es posible ver ladrillos. Su compañero de celda le había regalado las palabras que describían todo un universo. La escena es una metáfora de la vida de los integrantes de Ícaro.
Ocaña II es una cárcel distinta. La diferencia la variedad de talleres culturales y productivos. «Somos privilegiados en el sistema penitenciario español», coinciden los reclusos, quienes forman parte de un conjunto de 77 centros donde sobreviven 69.360 hombres y mujeres que cometieron principalmente delitos contra el patrimonio y la salud. El director de Ocaña II, Juan Carlos Martín, es un hombre convencido del valor de la cultura en la reincorporación social de los internos. Después de 7 años al frente del penal, comprende que el hombre es un ser imperfecto y que merece una segunda oportunidad. Su superior, Virgilio Valero, revela que evaluaciones sobre el impacto de la cultura en los Centros Penitenciarios indican que tienen un importante efecto para evitar la reincidencia de delitos y mejorar notablemente la convivencia interna.
Entre rejas y entre bambalinas
«Quedan las palabras» duró 55 minutos. Fue una obra a la altura de los profesionales: las actuaciones, la escenografía, los efectos y la música compuesta con sabor árabe, propio de Massimo y Adil. La función de esa noche fue la segunda ocasión en que los prisioneros se presentaron fuera de la cárcel. La primera fue el 14 de julio de 2007 en el teatro de Lópe de Vega de Ocaña.
Después de la tensión originada por el operativo de seguridad, Luis confiesa que a actores profesionales no les pediría que salieran al escenario con semejante presión, pero sabe que ellos fueron capaces de soportarlo. «Teníamos que sobreponernos. No podíamos defraudar, otra vez, a nuestras familias y a las autoridades», dice José. Lo lograron, ese lunes. Algo importante pasó en el escenario. Aquel comandante exigente que controlaba a los internos vio lo que el teatro había hecho con este grupo y al terminar la función del martes les dio 20 minutos con su familia. Se dio cuenta de que —quizás— a estos internos en su encierro les sucedió algo similar a lo que impulsó a Miguel de Cervantes a comenzar a escribir el Quijote en la prisión de Sevilla. La historia de Jaramillo es otro reflejo de ese mismo espejo, quien a pesar de que ya está en libertad sigue en la compañía de teatro. No tiene permiso para entrar a Ocaña II a ensayar con sus amigos, pero lo hace con los coordinadores.
El reencuentro en la cárcel
Es un miércoles. Han pasado dos semanas desde las funciones en el Círculo de Bellas Artes y, en el salón de actos donde semanalmente ensayan en la prisión, se reúne la compañía de teatro para intercambiar impresiones. Carlos, un joven de tez morena y cuerpo como un roble, dice que se sintió como cuando se saca a un perrito desesperado a mear. Sentado en el escenario, rodeado de sus compañeros, el atractivo y zalamero Wilson le arrebata la palabra para gritar que él se sintió libre. «Cuando actúas no te sientes preso». El mexicano lo interrumpe. Es Mario, un treintañero que cumple una condena por tráfico de drogas. Es muy amigo del brasileño y para él estar sobre el escenario significa olvidarse de sus problemas. «En ese momento lo único que quiero es sentirme satisfecho conmigo mismo». Piensa que el teatro es la oportunidad de decir que al estar preso no estuvo perdiendo el tiempo.
«Esto hace que la experiencia de la prisión sea distinta», dice César, uno de los presos más cultos que domina varios idiomas y es buen lector. Estuvo en otras cárceles y sabe que las actividades culturales, educativas y productivas marcan la diferencia. Con su acento extranjero, Wilson se dirige hacia mí, quiere contarme que después de la función llamó a su hija a Brasil para narrarle su experiencia. Ella lloró de alegría y le preguntó si firmó autógrafos. Está contento porque sabe que a pesar de estar preso encontró la forma de tener una vida.
En menor o mayor medida, este grupo de presos descubrió en el teatro valores como la nobleza, la generosidad, la disciplina y la entrega. Así lo piensan los coordinadores de este sueño: Javier, Luis y María Elena. «Si son capaces de asumir la responsabilidad del teatro, son capaces de asumir la vida», asegura. Ella tiene que irse, pero antes felicita a sus muchachos. Los alienta para que en un futuro, cuando sean libres, como amigos puedan ir juntos a ver teatro. Les pide que se acuerden de estos momentos felices en la cárcel.
Cakke está presente en el salón de techos altos. Se vistió muy elegante. Sabía de nuestra visita al centro penitenciario y se puso su mejor camisa. Cuando sonríe sólo se ven dos dientes en toda su boca. Él es el prisionero de mayor edad y aquel que, según sus compañeros, abusa de las palabras. Se nota cuando empieza a decir esas verdades que incomodan y el resto de los presos lo hacen callar. Él acata las órdenes, pero sólo es cuestión de tiempo para escuchar algún otro comentario certero. Se acerca y me pide un folio del cuaderno de notas. Lo transforma en una imagen de su paso por la prisión. Esa cárcel de color naranja, que huele a humedad y pintura con la que trabajan los reos, con los pasillos repletos de obras de arte, pinturas y vasijas trabajadas por ellos mismos y donde se crean inmensas y perfectas reproducciones de monumentos españoles como la Alhambra, en la que trabajan ahora 5 presos. En mi cuaderno quedaron las palabras de Cakke:
Vivo en un mundo de cemento
Con árboles en forma de barro
Florecidos por la desesperación
El que inventó la cárcel
No sabe lo que inventó
Entre paredes y rejas
Entre rejas y hormigón
Se consumen hombres vivos
Sufriendo sin compasión
Al final, como dice el título de su puesta en escena, lo que les queda es la palabra.

_________________
DOMINGO ORTEGA
Arte por encima de todo


Arriba 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 
 Página 1 de 1 [ 1 mensaje ] 




Índice general » Ophelia » OPHELIA


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

 
 

 
No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Mantenimiento Dátibus