238.ª despedida

.

.

No puedo despedirme de la excelencia el día en que empiezo vivir de su verdad.

2 Responses to “238.ª despedida”

  1. Miguel dice:

    Ah! la excelencia…. tu excelencia…. cuantos días sin ver a su excelencia, comenzaba a añorarla, entiendo que te sea difícil dejarla a un lado.

  2. fedón dice:

    Querido miguel,
    Está siendo un «leit motiv» el tema de la excelencia a causa de este conflicto íntimo con el rigor, con la justeza. Creo que no responde al terreno de la ansiedad él no poder despedirme de lo excelente sino por decisión formal…por la que creo.

Leave a Reply