Identificarse    Foro    Buscar    FAQ

Índice general » Ophelia » teatro y aparte · críticas




 Página 1 de 1 [ 1 mensaje ] 




valoración del espectáculo
Excelente 40%  40%  [ 2 ]
Muy buena 60%  60%  [ 3 ]
Buena 0%  0%  [ 0 ]
Regular 0%  0%  [ 0 ]
Mala 0%  0%  [ 0 ]
Muy mala 0%  0%  [ 0 ]
Votos totales : 5
 
Autor Mensaje
 Asunto: The Grand Inquisidor, de Peter Brook
 Nota Publicado: Jue Nov 15, 2007 11:40 pm 
Desconectado
megaforero
megaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 16, 2006 10:53 am
Mensajes: 271
Ubicación: Dinamarca
Y el verbo se hizo carne
Estamos ante un Auto Sacramental de la palabra. Como reza convenientemente en el programa de mano «el teatro es un lugar de encuentro entre la imitación y un poder de transformación llamado imaginación, que carece de poder si se quedan en la mente. Tiene que impregnar el cuerpo. De repente, cobra sentido una palabra aparentemente abstracta: “encarnación”…» —cita extraída de Hilos del Tiempo— vemos como estos creadores entienden el teatro como un Misterio de la Encarnación. Esta hermosa imagen se hace escena en el rigor de la palabra (verbo, si queremos ser más acordes) de un actor profundo, cabal y artista por encima de todo. Cada una de sus palabras transforma la sala en una celda sevillana, en la que el Gran Inquisidor mantiene encerrado a Cristo por el pecado de obrar milagros. A medida que vamos adentrándonos en la historia, vamos siendo capturados, encerrados en un discurso que, a pesar de no identificarnos con él, sabemos dominante y muy superior a nosotros. Obra la dramaturgia el peligroso arte de colocarnos por encima del personaje, pero nos advierte que somos inferiores a su referente real, al discurso instalado socialmente desde hace siglos por la cultura católica. Estamos en el siglo XVII en Sevilla, pero lo vemos hoy. Y no podemos olvidar las constantes soflamas de la Iglesia Católica contra los hombres. Así une el maestro Brook el arte más esencial, el teatro de la palabra, con su sentido más profundo: desposeernos de la razón cuando nos creemos que sólo somos sus verdaderos poseedores. Estamos en un teatro, pero es volver a la plaza medieval, donde el arte escénico ocurre porque el comediante arquitectura alrededor del cuerpo la palabra, la creación, la imaginación, en fin, la encarnación con un abrigo negro, una silla, luz blanca y una tarima. La vuelta a lo esencial, a lo pobre, ¿no es en si hoy día todo un atrevimiento, un polémico acto contra el teatro de cartón piedra? Ahí reside lo extraordinario de esta obra. En una plaza de un pueblo, en una aldea perdida, en un poblado indígena este teatro sería ordinariamente entendido. En un teatro burgués en el que el placer es inteligente, algunas personas salieron confundidas porque no habían visto el suficiente «teatro». Debían haberse gastado el dinero en ver una ópera en el Teatro Real; allí tampoco hubieran entendido nada, pero al menos, en el chocolate con churros de la tarde siguiente podrían haber presumido de tarde de domingo cultural.
-----------
Domingo Ortega

_________________
OPHELIA, revista de teatro y otras artes


Arriba 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 
 Página 1 de 1 [ 1 mensaje ] 




Índice general » Ophelia » teatro y aparte · críticas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

 
 

 
No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Mantenimiento Dátibus