[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/bbcode.php on line 483: preg_replace(): The /e modifier is no longer supported, use preg_replace_callback instead
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4688: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4690: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4691: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
[phpBB Debug] PHP Warning: in file [ROOT]/includes/functions.php on line 4692: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at [ROOT]/includes/functions.php:3823)
ophelia.es • Ver Tema - Los que ríen los últimos, de La Zaranda
Identificarse    Foro    Buscar    FAQ

Índice general » Ophelia » teatro y aparte · críticas




 Página 1 de 1 [ 12 mensajes ] 




Valoración del espectáculo
Excelente 14%  14%  [ 1 ]
Muy buena 14%  14%  [ 1 ]
Buena 29%  29%  [ 2 ]
Regular 29%  29%  [ 2 ]
Mala 14%  14%  [ 1 ]
Muy mala 0%  0%  [ 0 ]
Votos totales : 7
 
Autor Mensaje
 Asunto: Los que ríen los últimos, de La Zaranda
 Nota Publicado: Mié Nov 14, 2007 12:21 am 
Desconectado
megaforero
megaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 16, 2006 10:53 am
Mensajes: 271
Ubicación: Dinamarca
Rieron mejor
La Zaranda, Teatro Inestable de Andalucía la Baja, desde hace más de 25 años han hecho del andalucismo que pregonan un estilo propio, un sello identificativo que supone al mismo tiempo un marchamo de calidad garantizado. Compromiso, investigación, expresionismo, trabajo con las voces roncas, más allá de todo resonador esperable, cuidada manipulación de los objetos, y un trabajo colectivo de creación en el que los textos de Eusebio Calonge se imbrican con las acciones físicas de modo que el ritual de la repetición de las frases y de la propia obra en cada función transmite la magia de un mecanismo de autómatas en una hornacina para un niño: es la apertura a un nuevo mundo que, en el fondo, es el mundo más viejo, el más atávico.
Los personajes parecen vivir un universo invisible fuera de las paredes de la sala, pero que todos sabemos que comparten nuestra realidad. Herederos de los cómicos de la legua, asistimos al periplo de unos comediantes viejos, desgastados, añejos como las tómbolas de las ferias de pueblo. La Commedia dell’ arte sin que le alcanzara el refinamiento. Recorren un camino indefinido, como en Fando y Lis de Arrabal (magistralmente reflejado en el montaje de El Tinglao, dirigido por David Ojeda, alabado por el propio autor y que pasó discretamente por salas demasiado pequeñas), un eterno viaje del que nosotros disfrutamos y por el que ellos desesperan, y por tanto esperan sin saberlo, perdidos en el desierto escénico (simbólica realidad). El viaje es ya un sinsentido pero aún creen que darán con el lugar donde encajen, donde recrear su trasnochado número. ¿El gran número final?
Que Beckett está por debajo de todo esto, no es difícil de ver; a diferencia de la obra de Arrabal, aquí no hay catarsis, apenas se atisba una resolución y los personajes quedan esperando, aunque deambulen en su espera, en un eterno devenir. Vuelven así al origen de la fuente de la que beben, el teatro del absurdo, (el absurdo de la vida contemporánea, de la esperanza inútil, de las leyes no escritas vistas a través de otras que nos resultan extrañas). El conflicto viene del no conflicto, de su imposible resolución, de la inexistencia de una salida para las fronteras invisibles. Ese es el leit-motiv, y a la vez su defecto: por momentos la obra no avanza, y la repetición se vuelve plomiza; el lenguaje bequettiano ya no es nuevo y sus sensaciones ya nos son conocidas, por lo que no necesitan ese largo tiempo para desarrollar su no-evolución.
Ríen con la carcajada de Demócrito, la de los desheredados, con los dientes mellados de los desechados o más aún, los que nunca estuvieron. Reímos nosotros con ellos, pero la risa se congela como el tiempo infinito de la acción de la obra. Objetivo cumplido, como era de esperar. Siempre es un disfrute ver un montaje de La Zaranda, qué duda cabe.
Los últimos renglones, empero, he de reservarlos para apuntar ciertos detalles que no convencen tanto como en anteriores propuestas: se nota demasiado el esfuerzo por hacer entender la palabra entre las voces broncas, en perjuicio de una expresividad más comunicativa; los objetos se montan y desmontan continuamente, sin mucho sentido por más que se trate de una obra del absurdo, y por momentos ni se apoyan ni sirven de apoyo a la acción física o la palabra; en definitiva, todo es impecable pero por momentos excesivamente pulido, no del todo habitado, impermeable al teatro pánico, demasiado bonito.
-----------
Sergio Herrero

_________________
OPHELIA, revista de teatro y otras artes


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Mié Nov 14, 2007 1:40 am 
Desconectado
superforero
superforero
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Nov 18, 2006 10:26 am
Mensajes: 106
Ubicación: Madrid
La obra ha estado en el Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz, y llegará en breve al Teatro Español de Madrid, del 22 de noviembre al 2 de diciembre de 2007 - De martes a sábado a las 20:00h. Domingo 18:00h.

_________________
Sergio Herrero
Ophelia, revista de teatro y otras artes
www.ophelia.es


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Sab Dic 01, 2007 11:52 am 
Desconectado

Registrado: Sab Dic 01, 2007 10:14 am
Mensajes: 2
Por desgracia muchas veces las pretendidas críticas teatrales no se quedan sino en opiniones, y estando estas al alcance de cualquiera tienen poco valor. Para Criticar hacen falta conocimientos bastantes más amplios que los que aquí se esgrimen para analizar una obra. Si el crítico solo tiene manejo en el teatro del siglo XX todo lo llevará a mirar bajo ese prisma. Esta supuesta crítica ilustra bien un mal común de la crítica teatral de nuestros días. El Crítico ni siquiera repara en la estructura dramática de la pieza, un motivo de Bivium igual al de los Autos Sacramentales. ¿Qué que es esto? Se lo explico: Cuando existe un texto alegórico, aquí es clarísimo y eso lo aparta de Beckett radicalmente, se expresa un argumento para dar a enteder un asunto, estableciendose una relación entre estos dos términos determinantes para el desarrollo de la metáfora. Por ejemplo se muestra la vida como un viaje, el viaje como una peregrinación, y en esa peregrinación el hombre tiene que escoger entre dos opciones. En esta Obra, entre si el Padre se quedó atrás, es el difunto y por tanto sería absurdo esperar nada de él, o si por el contrario sus enseñanzas son una esperanza irrenunciable para seguir ese camino. Pues bien esa opción es un Bivium, frecuentísimo en autores de nuestro siglo de oro y hoy olvidado. Y en esta sencilla estructura alegórica (sistema trabado de metáforas) se desarrolla Los que ríen los últimos. El camino de la salvación o el de la condenación. A cada elemento de la “historia” de un payaso perdido entre basuras corresponde un sentido simbólico en el plano religioso, el hombre perdido en un mundo materialista. -Y esta religiosidad tan obvia también aparta a La Zaranda del teatro del absurdo radicalmente- La Zaranda se expone al retomar a formas dramáticas hoy olvidadas a que el espectador o el crítico, como en este caso, se quede en el plano argumental o historial y que no sepa llegar al plano alegórico, el verdaderamente profundo o sacramental. Su formas sutiles de expresar esta esperanza religiosa ,tales como una escalera vertical de las que caen plumas, símbolo inequívoco de Jacob o una imagen que nos remite directamente al Hijo Pródigo que pintara Rembrandt , entre otras muchas nos llevan también aun mecanismo puramente sacramental para descodificar la significación de la alegoría. Esto se llama cuando se habla de teatro alegórico las Suposiciones, es decir las hipótesis parciales de la alegoría que es la hipótesis total del Auto. Cada suposición dibuja las imágenes individuales que forman el entramado imaginativo de la idea. Por eso este tipo de Obras son tán difíciles de explicar si nos guiamos meramente por lo argumental , expresado en lo textual. Lo invisible espiritual se hace visible en escena a través de la encarnación alegórica, para esto hemos de descifrar las analogías entre texto argumental y puesta en escena o imágenes simbólicas de la obra. Ninguna imagen es absurda, desde el atrezzo en que un cochecito de paralítico acaba siendo un globo que remonta el vertedero, hasta la bañera donde tan comicamente se expresa la tempestad de Shakespeare, citada textualmente aunque parece que tampoco repara en ello. Podría extenderme hasta el estudio, porque esta obra da para mucho más pues su plurisignificaciones son tantas como cada espectador sea capaz de encontrar, aunque por lo leido en la crítica parece que poco se repara en ello. Una lástima que no se sepa apreciar una creación que sigue en la columna vertebral de nuestro mejor teatro español, y que siempre se recurra tontamente a las mismas referenciasdel teatro del siglo XX.

Oscar


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Dom Dic 02, 2007 11:11 pm 
Desconectado
gigaforero
gigaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Nov 08, 2006 7:15 am
Mensajes: 597
Ubicación: MADRID
Yo agradezco que plumas tan excelsas como la de Óscar Bernal colaboren en este foro y quieran complementar las críticas que en él se exponen. Pero lo que hubiera quedado como una aportación más que interesante se ha quedado en un exabrupto de soberbia y un tanto pedante, que desprestigia una crítica que considero excelente.
¿Cree Óscar Bernal que el teatro comienza y acaba con los autos sacramentales? ¿Acaso no son Fernando Arrabal y Beckett autores que hunden en esas tierras, y en otras anteriores y posteriores, sus raíces? Devaluar como usted hace una crítica porque en su opinión sólo "se recurra tontamente a las mismas referencias del teatro del siglo XX", y no descubra las referencias al teatro barroco que usted reconoce en Los que ríen los últimos, es cuando menos un error, cuando no una salida de tono bastante irrespetuosa.
Confunde usted la crítica teatral con un ensayo. Y puedo asegurarle que cualquier investigador que quiera acercarse al teatro de La Zaranda tendrá que hablar de Beckett, de Arrabal, de los Autos Sacramentales y también remontarse a Esquilo y Aristófanes, entre muchos otros, porque si nos ponemos a sacar referencias, señor mío, le puedo asegurar que usted y su Bivium se quedan cortos.
Hoy he visto este espectáculo en el Teatro Español, y a mi alrededor ha habido sopores y ronquidos, y también risas sinceras. A unos les ha gustado más y a otros nos ha gustado bastante menos. Pero de lo que estoy seguro es que los espectadores habrán sentido las referencias que les han venido a su mente, o quizá ninguna. Y yo, que había leído anteriormente su comentario no he disfrutado más ni menos por saber que la escalera pueda ser la de Jacob, la de Dante, Buddha, Mahoma o San Juan Clímaco. Quizá si su tono hubiera sido otro, lo hubiera tenido más en cuenta. Yo le aliento a que extienda las plurisignificaciones que usted encuentra en esta obra en un estudio, o en dos. Extiéndase y entiéndase su estudio, que seguro que encontrará avezados lectores. Quizá alguien le diga aquello de "una lástima que no se sepa apreciar una creación que sigue en la columna vertebral de nuestro mejor teatro español", y se quede más ancho que largo.

_________________
DOMINGO ORTEGA
Arte por encima de todo


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Lun Dic 03, 2007 10:40 am 
Desconectado

Registrado: Sab Dic 01, 2007 10:14 am
Mensajes: 2
Ya veo que no es usted amigo de diálogos y que si se sostiene una mirada distinta a la suya le parece “una salida de tono bastante irrespetuosa”. En este país este es un mal común, no se preocupe. No sostengo una opinión sobre si le gustó o no al que estaba al lado, hablo críticamente de un trabajo. Intento llegar al fondo y no quedarme en las apariencias. Como esto se ve que no le interesa. Sin animo de ofender, que nunca lo tengo, lamento haberle molestado explicándole una dramaturgia, la sacramental, que parece conocer también.
No entro en porfías. Así que me despido de este foro.
Cordiales saludos


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Lun Dic 03, 2007 11:25 am 
Desconectado
gigaforero
gigaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Nov 08, 2006 7:15 am
Mensajes: 597
Ubicación: MADRID
Me ha entendido mal, es evidente. Lo que me parece irrespetuoso no es que usted opine sobre una obra de teatro de una forma tan elaborada como lo ha hecho y como le reconocí anteriormente, sino que eche por tierra una crítica porque no se ajuste a su opinión academicista. Usted puede y debe opinar cómo y cuánto quiera, al igual que lo hago yo y todos los que aquí estamos inscritos, y como me gusta el diálogo y la confrontación de ideas, a las suyas rebato con las mías. Y por eso mismo, no me gustaría que esta discusión terminara con que usted abandonara este foro, pues caeríamos en ese mal común que usted observa en este país. Sea bienvenido de nuevo, que de nuevo serán agradecidas sus opiniones, aunque también serán potencialmente criticables.
No se ofende el que ama la libertad de expresión y de opinión, así que le aseguro que no estoy ofendido por nada, ¿y usted, se ofendió? Pues vayan de antemano mis disculpas, pues esa no fue mi intención.

_________________
DOMINGO ORTEGA
Arte por encima de todo


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Lun Dic 03, 2007 1:21 pm 
Desconectado
superforero
superforero
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Nov 18, 2006 10:26 am
Mensajes: 106
Ubicación: Madrid
Agradezco las intervenciones surgidas a partir de mi crítica y la inteligencia con que están hechas. Si bien es cierto que pudo detectarse entre líneas una innecesaria agresividad, fuera intencionada o simplemente fruto de algo habitual en la escritura de este tipo de foros, muy dados a la malinterpretación.
No sería esta la primera vez que con humildad confieso, en el papel de crítico que juego aquí, las carencias a las que uno se enfrenta cuando va a hacer una crítica. Quizá no sepa mucho sobre la alegoría —algo sí—, y quizá fui torpe al no reflejarla como elemento fundamental en lo que escribí: tengo la sensación de que no fui el único que no las vio tan claramente, y con eso, Óscar no está haciendo más que mostrarnos, en cualquier caso, un problema (uno más) de la obra. Porque ocurre en muchos casos que en el rico proceso de investigación y trabajo de ensayos, uno encuentra muchos materiales que le sirven de base para desarrollar la obra, para crear partituras, personajes y acciones, pero que, o queda oculto su sentido en el resultado final, o se muestra de tal modo que al espectador se le quedan reducidos a codificaciones sin sentido, si bien al crear un lenguaje específico, resultan ser justo lo que convierte la obra en algo distinto a las demás. Y si aquí recurrieron a la alegoría para ello, lo cierto es que al espectador le queda oculta de este modo que digo, pero además, precisamente por ser la alegoría ese subtexto, queda doblemente oculta. Porque si la alegoría se diluyó en el decurso de los tiempos es precisamente porque se fueron perdiendo los referentes, los significados de los símbolos, y el lenguaje simbólico se convirtió en misterio inquietante y hermoso, pero indescifrable. Es decir, un lector que no hubiera estudiado la simbología del cristianismo oculta en ciertos textos ya no entendía su significado (y el texto perdía, por ejemplo, su misión evangelizadora). De ahí que se volviera al lenguaje más cercano al pueblo y a los textos originales, y la alegoría fuese desapareciendo. Volver a ese lenguaje puede ser un hermoso y arriesgado ejercicio, pero culpar al espectador de no entenderlo es un error.
Y es que no sé si La Zaranda, pero desde luego sí Óscar, olvidó tener en cuenta la teoría de la recepción a la hora de acercarse a todo esto. Y precisamente yo es lo que trato de tener en cuenta cuando hago las críticas (con mayor o menos fortuna, por supuesto). Una cosa es no tomar al espectador por tonto y otra es pensar que todos tienen un saber enciclopédico acerca del lenguaje alegórico, que sería como pensar que todos saben copto. El espectador entiende el lenguaje simbólico, pero el del mundo en el que vive, no el de hace cinco siglos. Por eso hablo de la obra con los referentes que tiene en el siglo XX (y guste o no guste los tiene, y si lo negasen sería una pena, entre otras cosas porque estarían ignorando lo mismo que trabajan), porque los espectadores que la ven están a comienzos del siglo XXI e, incluso cuando ven obras de hace cuatro siglos, trasladan lo que ven a los referentes actuales, y eso es lo que da sentido al rito escénico como algo vivo y no meramente antropológico o histórico. Y porque, se entienda o no todo lo que hay detrás de la obra, las alegorías o las suposiciones, la estructura o la religiosidad, lo cierto es que hay una convención que consiste en que unos actores transmiten algo a un público y el público reacciona, y se ríe, llora, piensa, se aburre o se emociona (o no) ante lo que ve. Y si no, no hay teatro. Tan tonto me parece sólo recurrir a las referencias del siglo XX como ignorarlas, o juzgar una obra creada en este siglo sólo con las referencias de los autos sacramentales. No nos contradigamos; si «sus plurisignificaciones son tantas como cada espectador sea capaz de encontrar»: también las «significaciones» que yo he encontrado son válidas.
Tal vez mi fallo fue recurrir en un párrafo a la crítica «hidráulica», a hablar de fuentes de las que bebe una obra, porque eso es siempre un terreno inmenso e incierto que pocas veces lleva a ningún sitio (un devenir similar al de los personajes de la obra, curiosamente): ya se ha hablado muchas veces de lo absurdo que resulta cuando se defiende que tal autor se ha visto influido por tal otro, y de pronto el autor dice no haber leído nunca esa fuente o directamente era casi imposible que la conociera, y lo que hay es mera coincidencia (véase el caso de Juan Ramón Jiménez y algunos poemas egipcios de la época de los faraones) ante la aplastante lógica de que en el fondo siempre se habla de lo mismo y con el lenguaje propio de cada época. Así, a mí se me habrán escapado las fuentes del lenguaje alegórico (perdón por la redundancia, ya que precisamente la fuente era uno de esos símbolos recurrentes en las alegorías), a ti no se te escapan sino que niegas las fuentes en otras obras del siglo XX, y seguro que a todos se nos podrían escapar miles de fuentes más, muchas de ellas inconscientes en los propios creadores (y por tanto, que a ellos mismo se les escapan). Y entre esas referencias también están, en el propio público, las otras obras de esta compañía que trabajan con estas mismas claves (por cierto que «casualmente» han trabajado a Beckett), y existe la posibilidad —quizá entrando en el terreno de lo subjetivo— de que en otras obras las hayan transmitido mejor: son cosas que pasan.
Igualmente, seguro que yo he transmitido mejor mi crítica hacia otros espectáculos en otras ocasiones, sí, son cosas que pasan. En cualquier caso, uno no puede ser, ni yo lo pretendía, exhaustivo en una crítica: hay muchos otros aspectos de los que no he hablado, pero que también podrían haberse recogido aquí, por ejemplo los puramente técnicos (excelente iluminación), etc. Pero precisamente para eso existe este foro, para que se puedan aportar diferentes puntos de vista y completar diferentes aspectos sobre un montaje. Y créeme, me alegro de que así sea, y espero que vuestra participación siga con motivo de otros montajes.

_________________
Sergio Herrero
Ophelia, revista de teatro y otras artes
www.ophelia.es


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Sab Dic 08, 2007 6:02 pm 
Desconectado
forero
forero
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Nov 18, 2006 11:03 am
Mensajes: 53
Jo, jo, jo, cómo se pican y defienden... (unos y otros, claro)

Pues yo no sé si puedo estar de acuerdo con unos u otros, lo cierto es que yo vi ambas cosas en la obra, y como no es cuestión de opinión, sino de si el espectador es capaz de saber/reconocer eso en la obra, he de decir que hay cosas que se reconocen más que otras (yo reconocí una cierta simbología, pero no pensé que pudiera haber tanto detrás) y me alegro de que aquí me la hayan contado. Lo que sí es cierto es que, escénicamente hablando, y por muy correcta que fuera, que lo era, me aburrí más que con otras de la misma compañía: el hecho de que haya toda una construcción formal o filosófica detrás no hace que una obra sea una obra de arte; si no, todas las que siguieran ese esquema lo serían. Y esta, no llegaba a tanto.


Arriba 
 Asunto: la zaranda me emociona
 Nota Publicado: Dom Dic 09, 2007 7:50 pm 
Desconectado

Registrado: Dom Dic 09, 2007 7:41 pm
Mensajes: 3
Ojalá todos los foros tuvieran este nivel.
me gusta todo lo que he leído y La zaranda me emociona siempre.
Con sus obras rio y lloro y eso no me pasa nunca en el teatro.
:) Rosa maría


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Dom Dic 09, 2007 10:13 pm 
Desconectado
gigaforero
gigaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Nov 08, 2006 7:15 am
Mensajes: 597
Ubicación: MADRID
Muchas gracias, Rosa María.
¿Qué otras obras de teatro de La Zaranda has visto?

_________________
DOMINGO ORTEGA
Arte por encima de todo


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Lun Dic 10, 2007 6:21 pm 
Desconectado

Registrado: Dom Dic 09, 2007 7:41 pm
Mensajes: 3
Vi la anterior en el teatro español que tenía un final que me impresionó con los actotres muertos colgados de un perchero.
También en la Abadía Sombras que fuimos, fue la primera y desde entonces acudo a verlos siempre.

Gracias por vuestras criticas porque nos enseñan más del teatro


Arriba 
 Asunto:
 Nota Publicado: Sab Dic 15, 2007 5:25 pm 
Desconectado

Registrado: Dom Dic 09, 2007 7:41 pm
Mensajes: 3
Os envío esta crítica que salió hoy y que me ha encantado.

Saludos a Todos

REPORTAJE: PURO TEATRO
Y volvían cantando
Los que ríen los últimos es una obra sobre la búsqueda de la trascendencia, es "pura y reluciente esperanza".
El montaje del texto de Eusebio Calonge es "lo más claro, redondo y rotundo" de La Zaranda

Marcos Ordóñez 15/12/2007 Babelia-El PaÍS
Hará un par de semanas, a propósito de Peter Brook, hablábamos de espiritualidad, esa palabra que despierta tantas sonrisitas. Para Brook, la espiritualidad es el eje del teatro, lo que ha de "permitirnos atisbar los valores que hemos olvidado". Brook tendría que conocer a los de La Zaranda. Se convertiría, instantáneamente, en su abuelo adoptivo y les pagaría tres rondas. Habría que montar ese encuentro ya. De entrada, los de La Zaranda son negros, como a él le gustan. Es decir, españoles purísimos, carbones ardientes, rientes, que juegan y se la juegan como negros. Escuche, mister Brook; escuche las santas palabras de Eusebio Calonge, "el Alejandro Sawa de La Zaranda", como bien le llama Rosana Torres: "Yo creo que lo que le falta al artista de estos tiempos es preguntarse por el verdadero sentido de la vida. El teatro es una herramienta que tiene Dios para comunicarse con el hombre. Y digo Dios sin ningún complejo". ¿Complejos, los de La Zaranda? Ni medio. Tienen complejidad, que no es lo mismo. A espuertas. Y espiritualidad, a cántaros. Los que ríen los últimos, lo más claro, redondo y rotundo que han hecho, es una obra sobre la búsqueda de la trascendencia, de lo sagrado. Y su gasolina (o su manzanilla) no es otra que la fe. "La fe es la creación. La fe es siempre alegre", dice Calonge, más spinozista que Spinoza. Lo dice, lo escribe, lo siente, y sus cofrades lo actúan con todo el cuerpo, como negros. De Andalucía la Baja, la más africana. Por eso llegan y convencen, siempre. ¿No se ha dicho que la fe mueve montañas, y permite avanzar cuando estás rodeado de basura, y salir volando? La fe y la risa "de los que aún sienten la nostalgia del paraíso frente a la carcajada desdentada del tiempo". En su anterior espectáculo, Homenaje a los malditos, todos estaban muertos en la espeluznante escena final, colgados en el ropavejero, mascando naftalina, archivados para siempre. Ahora, la resurrección. ¡Hosanna! "¡Ladies and gentleman, welcome to the Fantastic World of the Zarandini Brothers!", clama, sobre un redoble de tambor, la voz adventicia. Los que ríen los últimos es pura y reluciente esperanza, porque "entre día y día están los sueños". Tres payasos de mala muerte y mucha vida: una entrada de clowns que dura hora y veinte. San Juan de la Cruz les presta el lema para su escudo de armas: "¡Qué bien sé yo la fuente que mana y corre, aunque es de noche!". Aquí, de nuevo en el Español, su sede madrileña, vuelven a estar en la carretera. On the road again. Aquí el triciclo no se para, no hay vueltas en círculo. Hay, por supuesto, mucho dolor atrás y a los lados. La carretera es la Strada, y el camino desolado de El viaje a ninguna parte, y aquella autopista de El leñador y la muerte, de Berlanga, donde el organillero sin manubrio buscaba en vano un árbol para ahorcarse. No, ellos no. "Ya hemos reventao", dice Paco Sánchez, la respuesta jerezana a Danny De Vito, "lo que pasa es que seguimos vivos". ¿Están perdidos? "Si no te pierdes", dice Gaspar Campuzano, el nietísimo de Don Pepe Isbert, "no puedes encontrar nada". El crístico Campuzano parece muerto en una bañera de zinc, "gravemente muerto", pero le reviven el pasodoble y el confeti. Polvo y charanga de circo, de circo terminal pero coleante. ¡La invicta tradición! ¡Las esencias! Hablando de muertos, me contó Rosana que no querían pisar el escenario del Español. Por miedo y por respeto. "¡Ahí estuvo ayer el cuerpo de Fernán-Gómez!", susurró a voces Paco Sánchez. Vaya si hablaba en serio. Los de La Zaranda creen en los Grandes Muertos Vivos. De eso también va su obra. Un Gran Difunto guía los pasos de los Zarandini, "cinco generaciones de Grandes Artistas Difuntos". Puede ser el Pelirrojo, puede ser Valle, puede ser Próspero. ¿A quién no le hace falta un abuelo? "Debíamos de haberle disecao", dice el Payaso Paco. "Hemos tocao fondo. El día menos pensao, me voy", dice Enrique Bustos, el Payaso Rizao, aquí en funciones de mánager. Pero tampoco se va. "Empuja, empuja...". Y así arranca el triciclo, con la bañera a guisa de sidecar. "¿Adónde vamos?", pregunta el Rizao. "A donde haya que ir. A hacer lo que se tenga que hacer", contesta Don Pepe redivivo. Aunque ya nadie se acuerde de ellos, aunque sus presuntos colegas sólo sepan hacer "ruido con la boca". Ellos siguen tocando su eterna canción, "la mismita de siempre", mitad réquiem mitad charanga para acordeón, trompa oxidada y ukelele. "Cuando se cambian las cosas, nunca gustan. Y si no cambias, dicen que te repites". De golpe, fin de viaje. Aparentemente. Están en un inmenso vertedero. "En cerros se acumula la basura, tan altos que no dejan pasar la luz". Nudo gordiano, hendido por una decisión capital: "Trabajar para las ratas o trabajar para nuestro padre". ¡Sagrado conjuro! La tronante voz del Padre Próspero desata la tormenta, y convierte la bañera en balsa que se alza prendida a un globo infantil, y sobrevuela la mierda y el estrépito de los ruidos con la boca. No es, ni mucho menos, el globito rojo de Lamorisse. Viene, que ni pintado, de San Salvador, de las Américas: se lo prestó a Calonge aquel vendedor de globos que estuvo agonizando tres días en un parque, sin que nadie le prestara atención. Vuelan, vuelan... "Desde aquí", dice el Payaso Paco, "el mundo parece un palmo de terreno". Es el loco Edgar hablando al ciego Gloucester. Aterrizan. Lejos, en el país del Padre. La gran carpa. Ha llegado el momento supremo, el Más Difícil Todavía: un salto de veinte metros para caer de cabeza en un cubo ridículo. O sea, hacer reír a la muerte. Retumba el pasodoble africano, parte de cuyo viento (Banda del Empastre + Orchestra Baobab) les ha llevado a ese llano. El Payaso Hijo trepa por la escala en busca del Padre. Ése es su mandato: no hace falta saltar, basta con atreverse a subir. Y allí queda, glorioso en lo alto, con los brazos en cruz, la barba enloquecida y brotada de florecitas del camino que nunca se acaba: el carro de La Zaranda sigue, ya, por Castilla, por Asturias, y luego por media Suramérica. ¿Y Cataluña? ¿No hay carpa en Cataluña para los zaranderos?


Arriba 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 
 Página 1 de 1 [ 12 mensajes ] 




Índice general » Ophelia » teatro y aparte · críticas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

 
 

 
No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Mantenimiento Dátibus