ophelia.es
http://www.ophelia.es/foro/

Play Strindberg, en el Teatro de la Abadía
http://www.ophelia.es/foro/viewtopic.php?f=7&t=533
Página 1 de 1

Autor:  OPHELIA [ Dom Oct 07, 2007 10:17 am ]
Asunto:  Play Strindberg, en el Teatro de la Abadía

El tedio cotidiano
Hay espectáculos que hay que ver dos veces. Y si es posible, en momentos distintos. Porque lo que un día no nos gusta, pasado el tiempo puede llegar a convencernos. No sólo porque nosotros seamos distintos, sino porque un espectáculo puede mejor con el tiempo. Como el vino.
Tal vez pueda parecer que un espectáculo que cuenta con dos leyendas vivas de la escena española, debido a la profesionalidad y el temple, tiene obligación de empezar a pleno rendimiento. Pero lo cierto es que este reestrenado Play Strindberg es muy distinto del de la anterior temporada. Y sin duda está mucho mejor, aunque en ocasiones siga siendo demasiado densa la atmósfera.
Lo que antes era rutina y pesadez, ahora se presenta como el ritmo auténtico de la atmósfera, ese tedio de la vida cotidiana de un matrimonio ajado por los años y las suspicacias. Los puntos absurdos del texto, que antes apenas aparecían esbozados, son aquí sostenidos por el juego entre los personajes que consiguen retratar a una clase media llena de absurdos y dobles sentidos.
Edgard y Alice son un matrimonio envejecido de cuerpo y espíritu. Ya ni siquiera guardan las apariencias y la llegada de un tercer personaje viene a descubrir aún más el juego patético que mantienen los personajes. El cambio de actor en este tercer personaje, que antes interpretaba Lluis Homar y ahora ha pasado a manos de Jordi Bosch, ha conseguido redondear más la relación entre los personajes. Lluis Homar realizaba una sensible composición como Kurt, pero el tono que daba a su personaje estaba muy lejos del registro en el que se movían sus dos compañeros de escena, si bien, ellos tampoco acababan de encontrar el juego justo.
Pero en esta vuelta, todos están en su lugar. En ese rincón patético y caricaturesco de los personajes absurdos, de los diálogos que no dicen nada pero hablan de todo, del esperpento de la vida cotidiana. Y es en este registro en el que la obra comienza a funcionar y donde estos maestros de la escena demuestran, no sólo sus años de carrera, sino la pericia del verdadero creador capaz de componer arriesgando su propia imagen. José Luis Gómez perfecto y gélido, Nuria Espert frágil y ridícula, Jordi Bosch cínico, consiguen superar su carácter de divos escénicos para ofrecer un trabajo lleno de matices y verdadero riesgo creativo.
-----------
Arianna Fernández

Página 1 de 1 Todos los horarios son UTC
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
http://www.phpbb.com/