Identificarse    Foro    Buscar    FAQ

Índice general » Ophelia » teatro y aparte · críticas




 Página 1 de 1 [ 1 mensaje ] 




Valoración del espectáculo
Excelente 0%  0%  [ 0 ]
Muy buena 0%  0%  [ 0 ]
Buena 0%  0%  [ 0 ]
Mala 0%  0%  [ 0 ]
Muy mala 0%  0%  [ 0 ]
Votos totales : 0
 
Autor Mensaje
 Asunto: Trampolín, reforma 7B, en la Sala Tarambana
 Nota Publicado: Mié Oct 03, 2007 11:58 pm 
Desconectado
megaforero
megaforero
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Dic 16, 2006 10:53 am
Mensajes: 271
Ubicación: Dinamarca
Trampolín, reforma 7B
El bar de la sala Tarambana fue el lugar en el que el público esperó paciente a que los actores llegasen al estado necesario para que la obra diese comienzo. Velas, incienso, y apenas iluminados, los actores vestidos de blanco. El espacio: siete sillas de color gris claro matizadas por las luces de colores; y en el espacio sonoro, una alarma que dirigía los cambios de estado y de acción de los actores. Uno de ellos se destaca, se define como narrador de ese caos, de esos personajes que saltan, ríen, corren, sienten… con un timbre metálico como único estímulo. Él dará estructura a ese sistema que se proyecta ante nosotros y que define como el pensamiento de Horacio Quiroga. De entre el resto de actores elegirá a aquellos que van a interpretar fragmentos de varios de sus cuentos. «La gallina degollada» o «El almohadón de plumas» toman cuerpo de manera interrumpida en un intento de crear una compleja estructura. Las máximas que Horacio Quiroga escribió pensando en aquellos interesados en el arte de narrar cuentos, en esta ocasión, se convierten en leyes para los seres de ese mundo imaginario.
Una de las apuestas más fuertes de la dramaturgia fue la fragmentación. El riesgo asumido con ello hacía la propuesta más interesante pero a la vez no permitía a los actores llegar a vivir verdaderamente cada una de las situaciones que se proponían. En ocasiones parecían quedarse en la cáscara de un ejercicio técnico bien aprendido.
La palabra poética de Horaco Quiroga —«H. Q.» en la obra— parecía por momentos estorbar a los actores que intentaban dotar a cada coma del texto de una intensidad lírica poco dramática. Asistí al preestreno, por lo que confío que una vez rodada la obra ese exceso de energía —que siempre se agradece— se convierta en una poesía más serena e interiorizada.
-----------
Irene Domínguez

_________________
OPHELIA, revista de teatro y otras artes


Arriba 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
 
 Página 1 de 1 [ 1 mensaje ] 




Índice general » Ophelia » teatro y aparte · críticas


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

 
 

 
No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Mantenimiento Dátibus