diálogo 6 (con sergio herrero/hermes)

muy frágil


relación epistolar a través de 51 eyaculaciones en la web

Aquí se han ido enseñando semanalmente 51 eyaculaciones de 51 pajas compartidas entre los dos interlocutores, con el riesgo de que salpiquen a otros diálogos.

[flv:http://www.ophelia.es/fedon/wp-content/uploads/2010/hermes/paja.flv http://www.ophelia.es/fedon/wp-content/uploads/2010/hermes/paja.jpg 448 336]
Evan Rivers · fedón | Brad Star · hermes

edición de sonido ··· antonello novellino

.
.
.
.
.
.
.

Eyaculación 50.ª


.
.

Eyaculación 49.ª

R.I.P.
R.I.P.
.
.
.

Eyaculación 48.ª


.
.
.
.
.

Eyaculación 47.ª

A veces, de las cosas, sólo nos queda el nombre

Fedón recibió una carta y una cita en el cementerio civil. Obediente, una mañana fue allí a encontrarse con Hermes. Pero nada era lo que parecía, y visitar una tumba resultó ser un encuentro consigo mismo. Con el cuerpo que habita. Tuvo que cerciorarse, revisar su identificación y la de Hermes intentando aclarar su identidad, pero las dudas no se aclararon en esa partida de cartas sobre sí mismo. Renunció a su identidad, dejó unas flores en la tumba de Jesús Barranco y aunque tenía una baza guardada en la manga, perdió ante la carta de la muerte.

nadahaydespuesdelamuerte

[audio:http://www.ophelia.es/fedon/wp-content/uploads/2010/hermes/Mirando la tumba.mp3]

.
.

Eyaculación 46.ª

Durante su infancia, César vivió frente a un cementerio, que era el único espacio verde en 20 manzanas a la redonda. Por tal motivo, sus recreos los pasó entre las tumbas y la intemporalidad de un silencio acogedor. Sus primeros juegos consistieron en enumerar cuántos Carlos o Josés había enterrados ahí. Cuando se aburrió, tomó interés por las fechas, buscando las repetidas, las que sumaban nueve, las que coincidían con su nacimiento, etcétera. Después, le dio por adivinar cuál sería el nombre del siguiente inquilino. Pasados unos años, tras distraerse con una serie de ocurrencias, se inventó una forma de crear inagotables cuentos: cogía una palabra de cada lápida y formaba oraciones, que enlazaba unas con otras, descubriendo cientos de historias que lo llevaron, posteriormente, a ser un amante de la literatura.
Para leer (o ver) la segunda parte de este relato, escrito sobre piedra, pincha aquí.
Para leer la primera parte de este relato, búscalo en el libro Otras palabras, de Rafael R. Valcárcel
.
.

Eyaculación 45.ª


.
.
.

Eyaculación 44.ª


Fragmento de Days of Being Wild, de Wong Kar-way.
.
.

Eyaculación 43.ª

Me acabo de despertar y me he levantado sabiendo que lo que me queda por decir, sólo podré hacerlo a la manera de los diarios íntimos y específicos que se usan para dar testimonio de cómo muere el cuerpo. No pretendo con esto decirte que me he cansado de mí, todo lo contrario, es que estoy a punto de convertirme en un instrumento que por fin dé libertad de todos mis discursos. Entendí un día que mi vida era posible porque existía la palabra, hoy ya no puedo dejar de amar sin ella.

Como compañero de viaje en este experimento sobre todos los modos de ser escénico, quiero pedirte que a partir de hoy también lleves tu diario específico y paralelo a los últimos días de mi cuerpo. No tiene que ser un diario apocalíptico o testamentario, fíjate en la falta de pudor con la que Eugene Ionesco escribió La búsqueda intermintente, o en la libertad ante la muerte de August Strindberg cuando escribe Inferno.

Considera esta paja como una orden imprevista y como un deber de amigo.

Buen día.

Fedón
.
.

Eyaculación 42.ª


Un fragmento de shoah
Cargado por ophelia_es. – Ver videos sobre los famosos del video por Internet.
.
.
.

Eyaculación 41.ª

Ocaña. Una manera de vivir en libertad en la transición democrática en España y una manera de morir justo en el inicio del primer gobierno de izquierda.

monográfico sobre el pintor José Pérez Ocaña dentro de la exposición «Guía Secreta de la Rambla» 25/3 al 24/5 de 2010
[audio:http://www.ophelia.es/fedon/wp-content/uploads/2010/hermes/RomanceOcana.mp3]Romance a Ocaña, de Carlos Cano.
.
.
En el periódico El País del 19/9/1983:

Ocaña se había disfrazado de sol el pasado 23 de agosto para participar en una fiesta de la juventud de Cantillana que él mismo había organizado. Una de las bengalas que llevaba adosadas al cuerpo se prendió y el actor sufrió quemaduras de carácter grave que obligaron a su hospitalización en la unidad de quemados de la residencia García Morato, en Sevilla. Aunque las quemaduras fueron curando progresivamente, el debilitamiento general de su organismo provocó un recrudecimiento de su antigua hepatitis que, finalmente, ha sido la causa de su muerte.

(datos recogidos por Fedón)

.

Tino Casal. Una manera de evolucionar en soledad como referente potenciador de la movida y una manera de morir coincidiendo con el final de todo aquello que le hizo «tal como soy».

Lápida de Tino Casal, el rey del glam español

[audio:http://www.ophelia.es/fedon/wp-content/uploads/2010/hermes/casal3.mp3]

Antonio Villa-Toro, pintor y escultor, amigo de Tino Casal.

.

En el periódico El País del 23/9/1991:

El cantante, compositor y pintor Tino Casal, de 41 años, falleció en un accidente de tráfico ocurrido a las siete de la mañana de ayer en las afueras de Madrid. El cantante iba en un coche conducido por un amigo, con otros dos pasajeros que han resultado heridos de diversa consideración. El autor de Embrujada, Pánico en el Edén y Eloísa cultivó una imagen de nuevo romántico y en 1981 produjo el primer elepé de un grupo heavy español: Obús. Tino Casal inició su carrera musical en Oviedo, su ciudad natal, con el grupo Los Archiduques. Tras la aparición de sus primeros discos, Champú de huevo y Chico estúpido, le llegó en 1984 la popularidad con Hielo rojo. Tras una grave enfermedad volvió a la música con Lágrimas de cocodrilo y, su último trabajo, 1990 Histeria.
El productor de varios de sus discos, Julián Ruiz, declaró ayer: «Sabía que no iba a llegar a viejo. Estábamos preparando un disco coincidiendo con el cambio de casa discográfica y estaba muy ilusionado por grabarlo en Japón. Quería hacer una nueva version de Embrujada. Era un gran artista».

(datos recogidos por Sergio)
.
.
.
Eyaculación 40.ª


.
.
.
Eyaculación 39.ª

Una muestra de la leve línea entre la belleza y la muerte.
01

Dentro de la serie de fotos a mujeres de noventa años de Tokio Giahtey de Manabu Yamanaka

Fedón
.
.
.
Eyaculación 38.ª

Eyaculado desde Las lágrimas de Eros, un tránsito de Bill Viola.


.
.
.
Eyaculación 37.ª

Para ser pintor tienes que saber dibujar; sino sabes pintar nunca llegarás a ser pintor. El dibujo es la forma que tiene el artista de investigar…, es una indagación el dibujo. El pintor ve dibujando.
Es algo puramente visual, y no guarda relación alguna con el pensamiento. Cézanne, por ejemplo, contemplaba todos los días el Mont Saint Victoire. Allí estaba su tema y mientras cultivaba su visión, capturaba su tema (el Mont Saint Victoire).
La pintura y la escultura son artes visuales y el proceso de dibujar es el medio por el cual el artista ve y desarrollla su propia visión (¿para la eternidad?)

Nueva York, 13/8/1999

Esteban Vicente

Escrito por el pintor segoviano un año antes de morir cuando ya casi no veía.
Esta eyaculación mancha a todos los amigos que me acompañan a ver museos.

Fedón

.
.
Eyaculación 36.ª

Quando piso em folhas secas
Caídas de uma mangueira
Penso na minha escola
E nos poetas da minha Estação primeira

Não sei quantas vezes
Subi o morro cantando
Sempre o Sol me queimando
E assim vou me acabando

Quando o tempo avisar
Que eu não posso mais cantar
Sei que vou sentir saudade
Ao lado do meu violão e da minha mocidade.

Ellis Regina también elegió una caja de barbitúricos para morir, pero nadie sabe la causa.
Fedón emocionado con las mujeres que optan por morir en la cima de la belleza.

.
.

Eyaculación 35.ª

endurance-expedition1

Expedición Imperial Trans-Antártica (Endurance Expedition) 1914.1917

SE BUSCAN HOMBRES
para viaje peligroso, salario bajo, frío agudo, largos meses en la más completa oscuridad, peligro constante, y escasas posibilidades de regresar con vida. Honores y reconocimiento en caso de éxito.

Sir Ernest Shackleton

.
.

Eyaculación 34.ª

.
.
.

Eyaculación 33.ª

«Me juzgáis muy inferior a los cisnes en lo que se refiere a los presentimientos y a la adivinación, porque cuando sienten que van a morir cantan mejor que nunca cantaron, alegres porque van a encontrar al dios a quien sirven. Pero los hombres, por el temor que les inspira la muerte, calumnian a los cisnes, diciendo que lloran su muerte y cantan de tristeza. Y no reflexionan que no hay pájaro que cante cuando tiene hambre o frío o sufre por cualquier causa, ni siquiera el ruiseñor, la golondrina ni la abubilla, de los que se dice que su canto no es más que un efecto de dolor. Pero estos pájaros no cantan de tristeza, y creo que menos aún los cisnes que perteneciendo a Apolo son adivinos; y como prevén los bienes de que se disfruta en la otra vida, cantan y se regocijan más que nunca ese día.»

Platón [Sócrates]. Fedón

El canto del cisne (Schwanengesang) de Schubert,
por Dietrich Fischer-Dieskau. Parte 7. Abschied (Despedida)

¡Adiós, ciudad alegre y festiva, adiós!
Ya golpean dispuestos los cascos de mi corcel:
Recibe mi último, definitivo adiós.
Nunca me viste triste hasta hoy,
Entonces no puedes verme así en la despedida.
¡Adiós, árboles. Verdes jardines, adiós!
Ahora cabalgaré junto al río de plata;
Resuena a lo lejos mi canto de despedida;
Nunca habéis escuchado una canción triste;
tampoco os llegará al separarnos.
¡Adiós, cariñosas muchachas de aquí, adiós!
¿Qué miráis desde casas perfumadas de flores,
Con miradas pícaras y tentadoras?
Como siempre os saludo y os contemplo,
pero a mi caballo no haré retornar.
¡Adiós, querido sol que vas a descansar, adiós!
Ya reluce el dorado titilar de los astros.
Cuán queridas sois para mí, estrellas,
Pues por lejos que vayamos por el ancho mundo
Siempre tenemos vuestra fiel compañía.
¡Adiós, ventanuco de claro resplandor, adiós!
Brillas tan íntima, así a media luz,
y acogedora nos invitas a entrar.
Tantas veces he pasado de largo,
¿será esta la última vez?
¡Adiós, cubríos con velo gris, estrellas, adiós!
La luz borrosa y agonizante del ventanuco
Las incontables estrellas no me van a reemplazar;
Si no puedo quedarme, si debo continuar,
¿que me sigáis tan fieles, cómo me puede ayudar?

Ludwig Rellstab

.
.

Eyaculación 32.ª

.

Correspondencias de la muerte de Mr. Verdoux con la muerte de Sócrates:


· Mr. Verdoux tampoco se defiende.

· Mr. Verdoux tampoco es sentimental.

· Mr. Verdoux también inspira.

· Mr. Verdoux también toma un líquido.

· A Mr. Verdoux también se le paraliza el corazón.
.
.
Fedón
.
.

Eyaculación 31.ª

Federico García Lorca fotografiado por Ana María Dalí «haciendo el muerto» en Cadaqués, 1925, publicada por la revista neoyorkina Alhambra y convertida en cuadro por Dalí en Naturaleza Muerta (invitación al sueño).

.
.

Eyaculación 30.ª

Un ejemplo de como vislumbro mi muerte.
Cada noche sonrío ante la idea de irme y cada día entiendo que la muerte puede ser un gran número final con la gente con la que ya moría de risa.

Fedón
.

.
.

Eyaculación 29.ª

«Todas las cosas son bellas por la presencia de lo bello mismo.»

Platón [Sócrates]. Fedón

da-igual-cual-sea-la-belleza-lo-importante-es-sacarla-a-pasear
Da igual cual sea la belleza, lo importante es sacarla a pasear.

.
.

Eyaculación 28.ª

LA VIE M´EST INSUPPORTABLE,
PARDONNEZ MOIS

Mensaje que escribe la cantante Dalida antes de suicidarse con barbitúricos en su casa de Montamatre en 1987. La tercera persona más importante para los franceses después de Mitterrand y Chirac.

.
.

Eyaculación 27.ª

Le città e i morti 4

Ciò che fa Argia diversa dalle altre città è che invece d’aria ha terra. Le vie sono completamente interrate, le stanze sono piene d’argilla fino al soffitto, sulle scale si posa un’altra scala in negativo, sopra i tetti delle case gravano strati di terreno roccioso come cieli con le nuvole. Se gli abitanti possono girare per la città allargando i cunicoli dei vermi e le fessure in cui si insinuano le radici, non lo sappiamo: l’umidità sfascia i corpi e lascia loro poche forze; conviene che restino fermi e distesi, tanto è buio.
Di Argia, da qua sopra, non si vede nulla; c’è chi dice: “È là sotto” e non resta che crederci; i luoghi sono deserti. Di notte, accostando l’orecchio al suolo, alle volte si sente una porta che sbatte.

Italo Calvino, Le città invisibili.

.
Eyaculación 26.ª
hieronymus_bosch12

Fragmento de «La ascensión al Empíreo»,
uno de los cuatro postigos de La visión del más allá.
Hieronymus Bosch, h.1500.
Palacio Ducal de Venecia, Italia.
.
.

Eyaculación 25.ª


tránsito
Caricato da ophelia_es. – Animazioni e video artistici

.
.
Eyaculación 24.ª
.

[audio:http://www.ophelia.es/fedon/wp-content/uploads/2010/hermes/How Fortunate The Man With None.mp3]

[…]
Habéis oído hablar del honrado Sócrates,
el hombre que jamás mentía.
Pero no fueron tan agradecidos como cabría pensar.
En vez de eso, los gobernantes lo hicieron juzgar
y le entregaron la bebida emponzoñada.
¡Qué honrado era el noble hijo del pueblo!
Sin embargo, el mundo no tardó en sacar su conclusión:
fue la honradez lo que lo llevó a ese estado.
¡Qué afortunado el hombre que no la posee!

[…]

Bertold Brecht How Fortunate The Man With None

.
.
Eyaculación 23.ª


omayra_sanchez

1985. Omayra Sánchez tenía 13 años en el momento de la tragedia de Armero (Colombia). Cuando los socorristas intentaron ayudarla, comprobaron que era imposible. Durante los tres días estuvo pensando solamente en volver al colegio y en sus exámenes. Frank Fournier hizo esta foto que se publicó meses después de que la niña falleciera debido a la gangrena gaseosa.

[A veces, un pathos doloroso sólo puede permitir el ámbito de lo privado, interrumpida cualquier posibilidad de placer orgánico.]

.
.
.
Eyaculación 22.ª

Yo siempre he tenido miedo de los cementerios. En mi pueblo siempre estuvo arriba. Nunca iba, y cuando iba era el día de todos los santos. En el mismo nicho están mis abuelos paternos y mis padres. En la lápida los cuatro nombres con sus dos apellidos. Cuando metieron a mi madre hacia dentro, después de poner el yeso con la espátula sentí alivio. Desde fuera del cementerio se ve la lápida, está situada en un lugar muy alto, al límite con el cielo.

Fedón
.
.
.
Eyaculación 21.ª

La inexistencia del miedo a la muerte es causa de la inexistencia del arte árabe. No retroceden ante la muerte.Y es del horror ante la muerte de donde nace el arte. El pueblo griego, que negaba la muerte hasta en el umbral de la tumba, debe su arte al esfuerzo de protestar contra ella. Si la religión cristiana hubiese triunfado, la certeza de la vida eterna habría negado el arte (digo: el arte, y no al artista – los artistas son legión entre los árabes). No habría habido florecimiento ni de los libros, ni de las catedrales, y Francisco de Asís habría tal vez pensado y cantado su Himno a las estrellas*, pero no lo habría escrito, pues no habría sentido deseos de plasmar nada mortal.

*Se trata, en realidad, de su célebre Cántico al sol, escrito poco antes de morir.
André Gide, La renuncia al viaje*.

¿Este texto podría ser una razón que explique la facilidad con la que un adolescente palestino se inmola en territorio judio? ¿Puede que el Paraíso sea la mayor manifestación artística a la que puede llegar el hombre islámico?

Fedón

.
.
Eyaculación 20.ª


.
.

Eyaculación 19.ª

Tertulia política de Agustín García Calvo en el Ateneo de Madrid el día 2 del 12 de 2009 en la Cacharrería, 2.ª zona (sala romántica).

.

agc1agc3agc4agc2agc5

ilustraciones de Raúl Marcos
.
.

Eyaculación 18.ª

Death is everywhere
There are flies on the windscreen
For a start
Reminding us
We could be torn apart
Tonight…

[La muerte está en todos lados
Hay moscas en el parabrisas
Desde el comienzo
Recordándonos
Que podríamos ser destruidos
Esta noche…]

Fly on the Windscreen

Después de una noche compartiendo contigo un concierto de Depeche Mode, y aunque he evitado aprovechar cualquier cosa para relacionarla con esto, ha aparecido una clave que me lleva a caer en la tentación hasta traerlos a nuestras fantasías onanistas necrófilas. Y es que para mí sus conciertos han estado ligados, de algún modo, a muertes pequeñas.
La primera vez que compré una entrada para un concierto de Depeche Mode, sentí que estaba comprando un ticket para la muerte. Era una sensación vívida, certera, profunda. Parecía que algo me estaba diciendo que no volvería, que algo me iba a pasar allí. Supongo que así fue, que no volví igual.
La segunda vez, quien casi muere es el cantante. Al final de la gira, su cicuta particular, una mezcla de cocaína y heroína, le hizo estar clínicamente muerto por unos minutos. Ave fénix, dejó de llamar a las puertas de la muerte (Bob Dylan tiene una canción archiconocida, Knoking on Heaven’s Door, pero ellos tocan directamente, no se sabe si detrás hay cielo o infierno, a la Dead’s Door) y decidió cuidarse para que pudiéramos seguir disfrutando de Depeche Mode.
La tercera vez simplemente coincidió con la muerte de mi introversión; sobre todo, de mi invisibilidad erótica y el nacimiento de mi autonomía.
La siguiente vez casi murió la posibilidad de verles; casi me quedo sin concierto, cuando coincidió la primera decapitación que nos montamos ese mismo día. Pero no fue así: tenía asiento reservado y llegué de sobra a disfrutarlos. Anecdótico y casual, sí, pero algunas muertes son así, anecdóticas, y sobre todo casuales.
En el concierto de hoy murió la posibilidad de verlo junto a la que fue mi pareja. Primero porque cuando aún lo éramos, el concierto al que debíamos haber ido se suspendió, después porque cuando he podido ir al concierto, fue la pareja la que había muerto como tal. Pero a la vez nació (siempre hay un nacimiento en el mismo momento de la muerte, como una reencarnación) la compañía. La posibilidad de compartirlo. Como estas pajas.

Sergio

.
.

Eyaculación 17.ª

Dos poemas de Antonio Hernández Marín, a quien yo conocí como Fos, o el Maestro de Órgano. Te he hablado de él y su mundo especial, te regalé una de sus piedras. El destino ha querido que le conozcas así, por la coincidencia de su creatividad póstuma con la tuya.
El primero de ellos lo leímos de uno de sus cuadernos manuscritos:

despedida

Este otro es lo último que escribió, como un Jisei inconsciente: tuvo la oportunidad de leerlo él mismo a los amigos, días antes de morir, desconociendo que tal cosa ocurriría enseguida.

entro en mi casa

Sergio

.
.

Eyaculación 16.ª

A veces en la vida nos asalta la actualidad con noticias que tienen que ver con lo que hacemos. Ese azar es una de las cosas que me interesa que se dé en estas pajas. Y ahí estuvo, terrible y extraño:

pena de muerte

Un tránsito fallido, una subida al teleférico en la que las cabinas no se ponen en marcha, el viaje de vuelta solitario por el pasillo de la cárcel… y los momentos antes de morir, ya largos como la verdadera condena, alargados de nuevo. La pena de muerte, aun hoy.
Y junto a esto, la no conciencia de la muerte, no asumir lo que hay detrás de la inyección, de la cicuta, de la silla. Me recuerda un caso que hubo hace años: en EEUU (de nuevo) llevaban a un disminuido mental a cumplir su condena a muerte. Él se llevaba por el pasillo hasta la silla eléctrica un yogur, que dejó debajo de esta. «Para luego», dijo.
Así de terrible y crudo es esto. La entereza de Sócrates sólo se explica como un suicidio justificado filosófica y legalmente.
Esta paja es también una invitación para algo que teníamos pendiente: ver Dead Man Walking (ya sabes, a los condenados a muerte, en las cárceles, se les llama «hombres muertos andantes» hasta que cumplen su condena), que se tradujo al español como Pena de Muerte, con Susan Sarandon y Sean Penn.

Un abrazo.

Sergio

.
.

Eyaculación 15.ª

Inventario de mis pérdidas económicas, intelectuales y morales, por causa de la guerra civil de España (1936-37)

___________

.

I. Económicas

1.— Muy probables: mi casa de San Esteban de Právia – y la de Campello (Alicante) con sus muebles, cuadros, etc.

2.— El dinero de mi c/c corriente en Bancos españoles.

3.— Probablemente también mis títulos de acciones y obligaciones depositados en Bancos españoles. Unos, tal vez robados (a título de restitución social o cosa así), y otros reducidos a la nada por destrucción, supresión de la industria o del empréstito correspondiente).

4.— A lo que parece (desde Febrero no he cobrado nada de ello), mi sueldo pasivo, que me corresponde de derecho.

.

II. Intelectualmente

1.—Mi biblioteca de Campello (unos 10.000 vols.), gran parte de la cual habrá de ser distribuida a mi muerte a centros de enseñanza, públicos y privados.

2.— Mi biblioteca escogida de Madrid, con libros de Arte de gran valor y los de trabajo de mi cátedra.

3.— Todos los legajos en que están distribuidos los materiales de mis Obras Completas aún no publicadas, incluyendo los ejemplares anotados y ampliados de las primeras ediciones de mis libros.

4.— Todos los documentos referentes a mi vida intelectual y a mis libros (congresos, viajes, críticas de mis libros, academias, etc.).

5.— Todos los documentos de mis estudios y de mis servicios en la enseñanza.

6.— Mi archivo de cartas, numeroso y muy importante por la calidad de las firmas.

7.— Mis apuntes y recortes para libros nuevos y ediciones de los ya publicados, que no figuran en los legajos del n.º 3.

8.— La colección de diplomas, placas, medallas, etc. resultantes de mis viajes y premios académicos (algunos de ellos de oro).

9.— Cuadros regalados de Sorolla, Rubens, San Pedro, Gili,

10.— La colección de estampas, fotografías y grabados para el Álbum histórico español.

.

III. En otros órdenes espirituales

1.—Mi optimismo.

2.—Mi fé en la civilización y en el porvenir de mi pueblo.

3.—La esperanza de pasar los últimos años de mi vida y morir en mi patria.

Rafael Altamira

¿Cuál sería el testamento de Sócrates?

Sergio

.
.

Eyaculación 14.ª

Despídete cuando quieras del árbol de la ciencia del bien y del mal.

En los últimos días, despídete de los animales de la tierra, las bestias, el ganado, los animales que se arrastran.
Despídete de los hombres (que no son lo mismo que los antes mencionados).
Y será la tarde y la mañana.

Despídete de los monstruos marinos.
Despídete de los seres vivientes del agua y las aves del cielo.
Y será la tarde y la mañana.

Despídete de las lumbreras:
Del sol.
De la luna*.
De las estrellas.
Y será la tarde y la mañana.

Despídete de la hierba verde, y árbol con semillas.
Y será la tarde y la mañana.

Despídete de la tierra y el mar.
Despídete de la expansión.
Y será la tarde y la mañana.

Despídete de la noche y el día.
Despídete de la luz y las tinieblas.
Despídete del agua y el abismo.
Despídete de los cielos y la tierra.
Despídete del verbo.
Despídete de dios.
Y será la tarde y la mañana.

Al séptimo día, descansa (en paz).

* Si tienes ocasión, de sus cuatro frases.
Como en el haiku, lo harán charlando bajo su luz Fedón y Hermes.

Este es el juego que Hermes me propuso trasladarte. Y así lo hago.

Me gustaría, además, encontrar algo con lo que recordarte cuando ya no estés, Fedón. Encontrar algo para que puedas decirnos: haced esto en conmemoración mía. Me gustaría recordarte en el hábito acostumbrado, cuando en un momento, Jesús y yo, y quizá quien se encuentre con nosotros en ese momento, nos dispongamos a hacer alguna acción cotidiana.

Sergio

.

Eyaculación 13.ª

Aída… cuidado, no es la ópera. Es la frivolización de la propuesta, el vacío de su incomprensión.


Unos segundos de Aída
Cargado por ophelia_es
.
.

Eyaculación 12.ª


Muy frágil
Cargado por ophelia_es

.

Eyaculación 11.ª

jesus

Milenios después de su existencia, Fedón conoce a su heterónimo, como Sócrates siglos después también conoció al suyo, ambos de igual nombre.

.

Eyaculación 10.ª

[…] Nuestra artista amiga Marta soltó un día el siguiente pensamiento, rápido de enunciar, no tanto de hacer:

Una playa grande, vacía. Semienterrar en la arena, separados con una distancia fija (como el cementerio de Omaha) todos los objetos que poseo.

Y esto respondieron a su pensamiento electrónico tres personas:

Sentarme desde un monticulo cercano a ver cómo la arena, empujada por la suave brisa, comienza a enterrar para siempre, todos los objetos.

La arena o las olas, ver qué se irá con ellos…

.

Eyaculación 9.ª

[…] Soylent Green es una película que yo vi siendo muy joven. Sólo hay unas imágenes alucinantes de ella que recuerdo. Nunca supe qué película era, hasta hace poco. Para mí tiene, por tanto, un valor sentimental, como de imágenes de la infancia y de primera fascinación por el cine.
Esta escena trata de paraísos, no tras la muerte, sino a los que ir a morir. Localizaciones para morir, pero artificiales. Creo que sería la traducción más etimológica de la palabra ‘Tanatorio’: el lugar donde ir a morir.

Sergio

.

.

Eyaculación 8.ª

Charlando con el guarda* del puente,
me despido de la Luna llena.
hasta el año que viene.

Taigi
* Sergio significa, entre otras cosas, guardián. Hermes, también guardián, lo es además de lugares que se cruzan, como las fronteras, o los puentes, que en muchos casos las constituyen.

.
.
Eyaculación 7.ª

[…] Así que lo único que quiero que sepas es que esto que digo es inútil porque no va a pasar, pero si algo pasara yo seguiré siendo Hermes hasta completar este año, Fedón seguirá teniendo la oportunidad de despedirse de todo lo que no le hubiera dado tiempo si, imprevista, impertinente, su cuerpo compartido por estas dos almas fuese raptado por el Hades. Nunca podré continuar tu obra, pero al menos habitaré tu presencia en lugares donde habitualmente estás, y me despediré de ellos como lo haría Fedón. Porque lo dirá el discípulo Aristóteles: «la amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas». Y nunca mi cuerpo podrá quedarse con toda el alma compartida, pero al menos la de Fedón se quedará aquí hasta cumplir su destino, designado por el oráculo del teatro; parte de mi corazón, claro, si se iría contigo.

Basta. No quiero más tristezas. Considéralo un contrato. Sólo hago lo que me corresponde como tu ayudante, sólo lo que es debido como amigo.

Un abrazo. Sergio
.
.
Eyaculación 6.ª


Srs. Jueces, Autoridades Políticas y Religiosas: Después de las imágenes que acaban de ver; a una persona cuidando de un cuerpo atrofiado y deformado —el mío— yo les pregunto: ¿qué significa para Vds. la dignidad? Sea cual sea la respuesta de vuestras conciencias, para mí la dignidad no es esto. ¡Esto no es vivir dignamente! Yo, igual que algunos jueces, y la mayoría de las personas que aman la vida y la libertad, pienso que vivir es un derecho, no una obligación. Sin embargo he sido obligado a soportar esta penosa situación durante 29 años, cuatro meses y algunos días. […] Como pueden ver, a mi lado tengo un vaso de agua conteniendo una dosis de cianuro de potasio. Cuando lo beba habré renunciado —voluntariamente— a la propiedad más legítima y privada que poseo; es decir, mi cuerpo. También me habré liberado de una humillante esclavitud —la tetraplegia—.

Ramón Sampedro

.
.

Eyaculación 5.ª

[…] Así que, si esa conciencia de posteridad es en algún punto pertinente, el fragmento de la carta de este ya también icono gay con quien empezamos a pajearnos está bien traído:

[Carta manuscrita de Luis Cernuda a Concha Méndez y Manuel Altolaguirre]

Spanish Departament The University Glasgow 27 de agosto [de 1940]
Queridos amigos Concha y Manolo: hace más de año y medio que no tengo noticias vuestras, sino indirectas a través de Concha de Albornoz. Sé que os va bien ahí y que estáis bien. Nada más. Yo os recuerdo y pienso en Paloma, que os irá dejando viejos. No se dirá que como poetas hemos tenido una vida poco accidentada. Cuando Paloma tenga nuestra edad actual, acudirán a ella nuestros futuros admiradores (suyos también, por descontado), a inquirir detalles auténticos de nosotros, que seremos tan legendarios entonces como Garcilaso o Bécquer. […] Os abraza

Luis Cernuda

Te abraza,
Sergio
.
.
Eyaculación 4.ª

«Hay días en que, a veces, simplemente te preguntas:
por qué los cementerios son los sitios más hermosos
por qué los velatorios cuando más se quiere a alguien
por qué en estas visitas cuando más se habla a la cara,
por qué hacen los ataúdes de la mejor madera,
forrados como el alma en un terciopelo rojo,
por qué esculpen las lápidas de los mejores mármoles
y escriben inscripciones de los más bellos estilos;
por qué estos son los únicos deseos que se cumplen
las palabras postreras las que siempre nos importan,
los trajes de los muertos de la más fina etiqueta
las sonrisas más amplias y los ojos más profundos;
y aquí las diferencias se nos hacen más superfluas,
y aquí las igualdades se transforman evidentes.
Por qué será la muerte el momento más tranquilo.»

Sergio
.
.
Eyaculación 3.ª

[…] ¿Cuál era la «presencia mediática» de Sócrates en su época? ¿Similar a la actual de Mónica Naranjo cantando «Usted»? Sócrates desde la fama, decía, eligió la discreción de la cicuta para morir.

¿O fue un sacrificio exhibido como el posterior de Jesucristo para pasar a la posteridad como el que cambió las cosas? ¿No hay en el suicida algo de eso, algo de pensar que «quizá con mi muerte redimiré mis actos». Quizá por eso yo nunca quise suicidarme.

Siempre preferí no haber nacido. Y sin embargo aquí me tienes, diseminando huellas como un saurio torpe entre vosotros.

Sergio
.
.
Eyaculación 2.ª

fragil .

.
.
Eyaculación 1.ª

j-barranco-y-l-cernuda