363.ª despedida

.

me despido de la hierba verde,

y del árbol con semillas

One Response to “363.ª despedida”

  1. Hermes dice:

    ¡Cuán confusa es la mente del herido de muerte! Bucólicos en el delirio, sus labios dejan escapar frases sin apenas moverse, pero su mente apenas estará sabiendo interpretar los símbolos. Fedón se ha visto delante de su propia tumba. Y un canto se ha elevado en el silencio, que de su misma mente y sus mismos labios inmóviles quería salir. A veces, de las cosas, sólo nos queda el nombre. Y Fedón ha visto el suyo en la lápida sobre la tierra en la que reposará. Se ha despojado de todo lo que le define ante el mundo, y se ha despedido de su identidad. Ha jugado su última partida, la baza que nunca se puede ganar.
    ¡Ah! sábelo: La hierba son las palabras con las que ha designado cada cosa tangible o intangible de su mundo. El árbol es la vida que generará la putrefacción de su cuerpo. Las raíces que pierde ahora, saliendo con el aire del último aliento.

Leave a Reply