361.ª despedida

me despido de los monstruos marinos,

de todos los seres viviente del agua

y de las aves del cielo

One Response to “361.ª despedida”

  1. Hermes dice:

    Ah, Fedón, los semovientes… Te despides esta vez de los que nunca estuvieron al alcance de tu mano, de los que nunca has conocido y de la posibilidad de conocerlos. Te despides, prácticamente, del conocimiento. Hoy la rueda de la fortuna se ha dibujado en el aire ante tus ojos pero tú no has sido capaz de ver más que simples ruedas de infortunio. Desaprovechaste la última oportunidad para conocer la variedad del mundo que te mostraba en sus giros, para que lamentases lo que no sabías que perdías, y después despedirte de lo que ya será para siempre ignoto. Entre toda su extensión, minúsculo, ahora intuyes que estás tú y que aquello de lo que hasta ahora has despedido es ínfimo ante la infinitud. Giras en la superficie de la rueda, y el azar te sitúa justo en el punto donde va a atinar la muerte.

Leave a Reply