136.ª despedida

foto 136 2.

.

.

.

.

.

.

Mi padre a los 6 años decidió montar en bicicleta para estar sólo. El día que me enseñó a montar a mi me di cuenta de que cada vez que se tocaba la cabeza para peinarse o para mostrarme que estaba iracundo sólo lo hacia para despedirse de nuevo de su bicicleta. Me voy a sentar en el primer umbral que vea y me tocaré la cabeza para despedirme de mi bicicleta ORBEA que tanto me serenó el hígado… y la piel.

Leave a Reply