107.ª despedida

foto 107.

.

.

.

.


.

Hoy ensayé otra de las formas de abandonar mi cuerpo. Respiré y despegué la piel mientras en la calle una puerta corredera se abría… y es posible que escuchara como mi vecino Fausto lloró cuando le penetraba su novio.
Tuve frío toda la mañana.
Una tela naranja manchada de grasa era fotografiada por última vez.

Es otoño aquí… ¿no sé en Leh?

.

Leave a Reply